Sobre Andrea Gonzalez-Villablanca

1.10.2014

2014, La source des femmes y yo!

Dicen que el corazón de una mujer es un mar profundo de secretos y son precisamente esos secretos que muchas veces no tienen que ver con lo que todos especulan.

Por Andrea González-Villablanca

He comenzado este 2014, con la certeza de cuál es mi rol en el mundo. Sabiendo también de lo que puedo ser capaz de conseguir, si sigo fiel a mi carácter y a cada una de las decisiones que he tomado en mi vida.

Como algunos saben, creo en las energías y este es un año que según las creencias orientales estará regido por una muy buena que los chinos denominan, “La Estrella de la Fama y del Romance”. El Año del Caballo  de madera, (Estrella Cuatro) representa el crecimiento, desarrollo y creatividad. Se dice que fomentará la fama, el prestigio y que se asocia al color verde oscuro. (Debo confesar que sin querer y desde la absoluta coincidencia vestí de ese color para recibir este 2014)

Durante los primeros días de este año, entendí aún más las señales del destino. La source des femmes, una película francesa de 2011 dirigida por el director de origen rumano Radu Mihăileanu y protagonizada por Leïla Bekhti y Hafsia Herzi, fue mi segundo premio durante estos días.

Sonaba atrayente la temática, pues todo lo que busque reivindicar el poder y la posición femenina, me enriquece como mujer y provoca inquietudes sobre ¿Cuántas Leilas existen en 2014?

La película se ha vendido, tras proponer huelga sexual hasta que los hombres colaboren con el transporte de agua. Un castigo planteado por Leila, una completa revolucionaria, idealista y con la fe centrada en cambiar tradiciones, historia y religión a favor de la dignidad femenina.

Leila, estigmatizada como bruja, estéril, loca, de mal carácter y conflictiva, fue la única mujer de la aldea, casada con el único hombre educado y trabajador, quien era considerado como una mala influencia porque enseñaba a sus alumnos a pensar por sí mismos. Sami, era su nombre y para él, Leila… era  su princesa, su rebelde. Le enseñó a leer, a luchar porque no era un pecado, a creer en sus convicciones y a enfrentarse con ellos, asumiendo que ganaría enemigos.

La insólita pareja mujer rebelde – hombre inteligente, resultaba amenazante para un pueblo constituido por el ejemplo de un hombre vago, ocioso, sexual y violento. Una mujer ignorante, procreadora, obediente y poco convencida de querer reestructurar su situación. Ante el deprimente escenario, Leila se preguntaba ¿Qué es una mujer para un hombre?

La película transcurre entre la fuerza que debe tener una rebelde para convencer a las más débiles y a través de la unión… cambiar nuestra historia. Entre la crueldad de hombres hacia mujeres que hablan fuerte. Entre el inexistente apoyo masculino, cuando no eres capaz de triunfar con tus ideas. Entre el rol que cumple el periodismo social para dar voz a los que combaten en silencio y entre cada una de las preguntas que surgen en quienes analizamos cada situación de La source des femmes y que fácilmente podemos aplicar a una realidad que día a día se expone más deteriorada.

Mi reflexión, tanteó ciertas inquietudes. ¿Qué son los hombres para las mujeres que buscan cambiar tradiciones? … Acaso, primero, ¿Debemos triunfar para luego recibir el apoyo de ellos? ¿Existirán Samis que apoyen a sus Leilas? y ¿Qué son las mujeres para los hombres de 2014?

Es extraño, pero con esta película liberé varias preguntas que me han hostigado por años. Hoy, entiendo que tal vez no es karma, no es árbol genealógico, no es nuestra personalidad, ni menos el carácter. El mundo fue hecho así, ellos fueron creados de esa forma y ellas también. Quienes no siguen esquemas fallidos… tienen derecho a pelear por su futuro, construirán sus propios caminos, gritarán por las injusticias y glorificarán que una buena cosecha hace un buen año.

Desde un mar de secretos y junto a la estrella de la fama y el romance, les deseo un mágico 2014!

Publicado en Agent ELLE - El blog de Andrea González-Villablanca en


© 2006 - 2014 · Copyright Andrea Gonzalez-Villablanca · Todos los derechos reservados · Prohibida la reproducción total o parcial del presente texto.

Disponible en: blogs.elle.es