Sobre Andrea Gonzalez-Villablanca

10.17.2011

Un cafe con Chile: ¿Que haras para amarte?

En medio del bullicio y un agradable café (vanilla latte) que inspira y cuestiona: ¿Amor por mi Patria?...
¿Chile?, un país experto en amor y desamor, selectivo a rabiar, cotidianamente egoísta y que necesita de tragedias para recordar que en Chile, ¡también hay chilenos y chilenas!


Por Andrea González-Villablanca


Mi intención no es hacer un análisis sociológico, pero la intensidad con que me llega el tema, obliga a reflexionar sobre el desamor que vivimos actualmente un pequeño porcentaje de los nativos de este “admirable país”.

¿Chile?, una nación que impone tendencia de acuerdo a sus carencias (en tiempos de crisis la moda de vacacionar en la capital, se impone)... ¿Chile?, un país que muestra al mundo su única cara, experto en relaciones exteriores... arquitectura sofisticada, vanguardia y diversidad entre todos quienes creen que el sueño americano se fue al sur del mundo.

Asiáticos, raza negra, caribeños, sudamericanos, árabes, europeos, etc... Todos y desunidos en esta estrecha franja de tierra que los recibe y les da un lugar de acuerdo a su raza y condición social.

¿Chile?, un país que impuso la moda de tener la primera mandataria sudamericana, como otra caricatura más de 20 años de concertación lucrativa, posterior a una traumática dictadura y con un presente que se identifica con el “progreso empresarial” en medio de una temible cesantía encubierta.

Chile y sus manías de pagar cada dos minutos por transitar en calles privadas que tienen como dueño a extranjeros de otros continentes. Chile un país con peces de oro... anecdóticamente rodeado de océano y altos valores en productos de mar que los hacen inalcanzables al consumo de los propios chilenos.

Chile, una tierra donde la fruta de calidad se exporta y sus habitantes pagan fortunas por un miserable y picoteado kilo de manzanas.

Chile un país más del mundo en crisis, pero con riqueza natural llamada “Cobre”, que sube esquizofrénicamente su valor, mientras quienes quedaron en la nada tras el peor desastre natural de la historia, siguen... en la nada.

Chile un país que nos enseñó a callar la miseria, porque es una ofensa pedir ayuda... ¡gritas auxilio y nadie está dispuesto a escuchar! Chile un país donde no hay grandes, sino amigos de amigos incapaces. Chile un país que busca estatus y nada más que estatus... se llena la boca denigrando y engrandeciendo lo que no merece comentarios.

Chile un país que criticó y creó absurdos estereotipos en torno a un premio Nobel de Literatura, Gabriela Mistral ... un país que catalogó de mentirosa y plagiadora a la escritora mas leída en el mundo, Isabel Allende y que castiga a sus propias y verdaderas chilenas.

Chile un país conservador y católico, donde inundan los sacerdotes con fama de homosexuales pedófilos, aplaude la prostitucion extranjera y tilda de “desperfilada” a una mujer, sólo porque es atractiva, inteligente y porque sabe que tiene las herramientas para defenderse en el mundo laboral. Chile, una tierra donde abunda la sicología barata, con calificativos ensordecedores.

Chile un país que no perdona a la mujer que consigue sola el éxito, con apellido latino y que no conoce las sabanas de ningún seudo-famoso. Chile un país que aplaude a las mujeres “cazafortunas de elite” y que las instala en un altar porque curiosamente son ¡muy, pero muy reproductivas!

Chile un país que hizo la salud y educación para hijos ineptos de ladrones con corbata. Chile un país con derecho a ofender y arruinar la vida de quienes hacen sombra.

Chile un país donde los bancos y universidades no tienen clientes, sino rehenes. Una tierra amenazante donde los delincuentes y violadores tienen abogados, mientras los inocentes no tienen derecho a reclamar.

Chile un país de apariencias y el maquillaje perfecto para desgraciar a las personas honestas. Chile un país de moda donde prevalecen los dos extremos y donde si no perteneces a las selecciones impuestas, ¡no existes!

Chile, un país que no valora los años ni la experiencia. Un conjunto de individuos que imito por años modelos fracasados en el extranjero, pero que logró crear una identidad propia, aplaudida por el mundo entero... ¡The Chilean Way!

Chile uno de los países elegidos por Barack Obama, su mujer, sus hijas y suegra incluida, para mostrar un gran conocimiento de la región, pero con un discurso sofocado en adornos y quien tuvo que enfrentar una “elegante cena protocolar”, con invitados que no conocen de elegancia ni protocolo.

¿Amor por mi patria?... amor por el sabor único de su comida, amor por una ciudad cosmopolita y envidiada por muchos. Amor por un desierto florido, nieve en primavera y un mar traicionero. Amor por una cordillera protectora e inspiradora. Amor por regalarme una familia que tuvo que crear una isla dentro de los virus sociales para sobrevivir y no contagiarnos...

Chile un espejo de la realidad mundial que me enseñó el desamor... Chile... ¿Qué harás para amarte?


© 2006 - 2014 · Copyright Andrea Gonzalez-Villablanca · Todos los derechos reservados · Prohibida la reproducción total o parcial del presente texto.

4 comments:

Gabriel Barbosa MD, MSc said...

Apreciada Andrea, tu franqueza es fascinante, en tus letras veo sinceridad y honestidad pura, sin miedos ni censura y eso es de aplaudir. Dado que es tu posición personal la que transmites, es válida un 100%, gracias por compartirla.
Triste que algunos chilenos deban vivir el desamor por la patria porque aquellos que tienen el poder en sus manos para cambiarlo no muevan un dedo...
Yo llevo a Chile en el corazón y hay muchas cosas que añoro de él de cuando viví allá, pero amo a mi patria y por eso vivo en Colombia. Sin embargo, cada vez que puedo me escapo a Chile y como dicen por allá, "¡me la paso chancho!"
Te mando un fuerte abrazo desde Colombia!

Gabriel Barbosa MD, MSc said...

Apreciada Andrea, tu franqueza es fascinante, en tus letras veo sinceridad y honestidad pura, sin miedos ni censura y eso es de aplaudir. Dado que es tu posición personal la que transmites, es válida un 100%, gracias por compartirla.
Triste que algunos chilenos deban vivir el desamor por la patria porque aquellos que tienen el poder en sus manos para cambiarlo no muevan un dedo...
Yo llevo a Chile en el corazón y hay muchas cosas que añoro de él de cuando viví allá, pero amo a mi patria y por eso vivo en Colombia. Sin embargo, cada vez que puedo me escapo a Chile y como dicen por allá, "¡me la paso chancho!"
Te mando un fuerte abrazo desde Colombia!

Rodolfo N said...

Muy a pesar hay que coincidir contigo.
Y esa realidad y tus relato es aplicables a muchisimas partes del mundo.
Un beso a tan linda mujer.

Principito said...

Muy buen análisis, me gusta tu estilo.